Queremos generar un espacio de reflexión acerca de las inquietudes que plantean los distintos colectivos con los que trabajamos, y convertirnos en una herramienta que ayude a la exteriorización a través del arte.
Para conseguirlo, desarrollamos talleres de fotografía participativa, adaptados a las necesidades de los diferentes grupos.
Para El Catalejo, el impacto social que generan los resultados de este proceso creativo es tan importante como el propio desarrollo de los talleres. Por eso, todos los talleres terminan con la creación colectiva de una exposición, abierta al público general.
De esta forma, invitamos a la sociedad a conectar con las reflexiones generadas por las personas que han realizado el taller.